Viajes en tiempos de COVID 19: diplomáticos rusos volvieron de Corea del Norte en una “zorra de vía”

Informó el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso.

Las fronteras entre Rusia y Corea del Norte están herméticamente cerradas desde hace casi un año, cuando la Organización Mundial de la Salud decretó que la crisis sanitaria del coronavirus era una pandemia. Por ello, cuando funcionarios de la embajada rusa en Pionyang tuvieron que regresar a su país, debieron tomar un insólito medio de transporte: una zorra de vía.

Después de partir de la capital de Corea del Norte, los diplomáticos de Rusia y sus hijos debieron viajar 32 horas en tren y luego tomarse un colectivo. No obstante, debido al cierre, no había ningún otro medio de transporte que traslade a la familia desde territorio norcoreano hasta el puesto fronterizo del lado ruso. 

Así fue que al llegar a la frontera, los ciudadanos del país gobernado por Vladimir Putin subieron a su familia y a su equipaje a la zorrita. En las fotos puede verse a todos ellos cubiertos de grandes abrigos. Tuvieron que propulsarse a sí mismos durante un kilómetro hasta llegar a Khasan, el puesto fronterizo ruso. 

Desde allí, según informó el medio RBC de Rusia, fueron llevados en colectivo hasta el aeropuerto de la ciudad de Vladivostok y, desde allí, tomaron un vuelo hacia Moscú. No obstante, ya habían dejado atrás la parte más interesante del viaje.