Venezuela no aprobará el uso de la vacuna de AstraZeneca en su territorio

Después de que varios países europeos suspendieran su aplicación.

El Gobierno de Venezuela no dará permiso para que la vacuna del laboratorio de AstraZeneca y la Universidad de Oxford sea aplicada en su territorio. Así lo anunció la vicepresidenta del país caribeño, Delcy Rodríguez, quien alegó los presuntos efectos secundarios que causó el fármaco en algunos países europeos, y que aún están bajo investigación, para explicar el porqué de la decisión de Caracas.

Venezuela no dará permiso a la vacuna AstraZeneca para ser utilizada en nuestro país por los efectos que esta tiene en los pacientes”, afirmó Rodríguez. La decisión de las autoridades venezolanas se anunció pese a que todavía no hay estudios concluyentes sobre si los casos de trombosis detectados en personas vacunadas con este producto en Europa están relacionados a la sustancia. 

Rodríguez indicó que no se dará autorización a este fármaco por instrucción de Maduro.

El anuncio de la vicepresidenta del país dirigido por Nicolás Maduro llegó después de que sostuviera una reunión con el representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Venezuela, Paolo Balladelli. Rodríguez indicó que había conversado con el enviado de la OMS sobre la adquisición de inmunizantes bajo el mecanismo COVAX. No obstante, la abrumadora mayoría de las vacunas negociadas y adquiridas por esta iniciativa son, precisamente, las de AstraZeneca.

La decisión de Venezuela de no aprobar el uso del fármaco británico sucedió después de que diversos países europeos suspendieran su aplicación como medida preventiva, después de detectar formación de coágulos de sangre en algunas personas que fueron inyectadas. No obstante, sus vecinos de América Latina (México, Argentina, Brasil República Dominicana, Guatemala, El Salvador y Nicaragua) continúan con la campaña de inmunización con este producto.

Hasta ahora, Venezuela recibió unas 700 mil dosis de vacunas contra el coronavirus. Por el momento, dos productos llegaron al país: el ruso Sputnik V, y el del laboratorio chino Sinopharm. Según adelantó ayer la vicepresidenta venezolana, Caracas también está en conversaciones con Cuba para adquirir su inmunizante, que aún se encuentra en la fase 3 de los ensayos clínicos.