Velan los restos de Úrsula, la joven asesinada por un policía en Rojas

Se realiza en una casa velatoria del distrito, donde decenas de personas se acercaron para acompañar a los padres de la víctima y su familia.

Familiares, amigos y vecinos de Úrsula Bahillo, la joven de 18 años asesinada a puñaladas por un su exnovio policía, despedían sus restos en la localidad bonaerense de Rojas.

El velatorio se realizaba en Casa Solari, ubicada en Alvear 589 del mencionado distrito, donde decenas de personas se acercaron para acompañar a los padres de la víctima y su familia.

Las palabras de la expareja del policía femicida
Belén Miranda, expareja del acusado Matías Ezequiel Martínez (25), recordó en la puerta del lugar que él la había amenazado de “muerte” con su “arma de trabajo” y que Úrsula “necesitaba ayuda”.

“Ella me mostró el celular y me decía que tenía todas las pruebas, me decía ‘si pierdo esto pierdo todo’, tenía los golpes, los moretones, sacaba fotos de los pelos que él le arrancaba, tenía la moto toda rota porque le tiraba el auto encima y la corría por donde iba y se tenía que tirar al costado”, dijo la joven entre lágrimas.

Belén añadió que la víctima tenía pruebas “sobre la violación de la nena”, en referencia a una denuncia sobre Martínez por abuso sexual de una niña.

“Creo que esta vez no va a zafar porque se hizo una movilización muy grande, pero no por la Justicia de Rojas porque hace tres años la vengo luchando, porque si hubiera salido todo lo mío esto no hubiera pasado, tendría que haber estado preso en diciembre”, aseguró.

Además, la expareja del acusado sostuvo que cuando Úrsula se retiró de su trabajo le gritó: “Si me matan, vos ya sabés quien fue”.

“Cuando me llegó la noticia de que había muerto no lo podía creer y yo le dije a mi mamá que la iba a matar”, concluyó.

En tanto, otra vecina que se acercó al velorio contó que “la conocía desde que nació, a su papá y a su mamá”.

“Esto es muy triste lo que pasa, lo único que le pido a Dios que haya Justicia y que esto no pare acá”, dijo la mujer.

Otro vecino recordó que le había enviado mensajes a la víctima y ella le respondió que no le mande “porque esta persona la controlaba, tenía todas sus redes y que no le mande más por miedo”.

Por último, un hombre señaló que Úrsula era amiga de sus hijos y que “es una pena lo que ha sucedido” debido a que “los jueces lamentablemente no escuchan a la ciudadanía”.

“Hubo denuncias pero el juez no trabaja como tiene que trabajar. Los jueces miran el bolsillo de ellos y no miran a la ciudadanía”, indicó el vecino.

Y en ese sentido agregó: “Que escuchen al pueblo que reclama justicia, seguridad y educación, en primer lugar, porque la educación empieza en la casa y termina en la escuela, lamentablemente todo esto que pasó es por falta de educación.”

Tras el velatorio, está previsto que el cortejo fúnebre parta a las 18 hacia la casa de los padres de la joven y luego al cementerio de Rojas.