Una cabeza reducida utilizada en una película era auténtica: fue repatriada a Ecuador

El objeto ceremonial de diversas tribus amazónicas fue autentificado por una universidad estadounidense.

Una cabeza reducida utilizada como utilería en la película “Wise Blood”, de 1979, era en realidad una tsantsa ceremonial auténtica. Así lo informaron esta semana investigadores de la Universidad Mercer de Georgia, en Estados Unidos. Debido a este hallazgo, el objeto fue repatriado nuevamente a Ecuador, donde fue elaborado.

El objeto hacía años que formaba parte de las colecciones de esta casa de estudios, pero se llevó adelante un proceso de autenticación para que pueda ser repatriado a Ecuador, como el Gobierno dispuso. Para ello, los investigadores realizaron una serie de tomografías y analizaron el tamaño, la estructura facial y el cabello de la tsantsa

Los investigadores pudieron certificar 30 de los 33 indicadores de autenticación proporcionados por el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural del país andino. Así, entonces, estaban ante la presencia de este objeto único producido hasta mediados del siglo pasado por pueblos que habitan en el Amazonas. Para elaborar las tsantsas las tribus amazónicas hervían las cabezas de sus enemigos caídos en combate. Durante el siglo XIX, con la invasión cultural y el saqueo de esta región, muchos exploradores comenzaron a llevárselas como souvenirs. 

Sin embargo, los expertos de la Universidad de Mercer están contentos de deshacerse de la tsantsa. “Es un alivio tener el ejemplar fuera de nuestra posesión. Tenía un valor clandestino, era ilegal comerciar con él o venderlo pues era la piel de la cabeza de una persona y no teníamos por qué conservarlo”, aseveró Craig D. Byron, uno de los autores del estudio. 

Cómo llegó al cine

James Harrison, un exmiembro de la Facultad de Biología de esta universidad de Georgia, se hizo con la cabeza reducida en un intercambio con un hombre de una tribu en la región amazónica de Ecuador en 1942, cuando era teniente coronel de la fuerza aérea. A cambio, el estadounidense le dio unas monedas, un cuchillo y una insignia militar, según relató el propio Harrison en sus memorias escritas antes de su muerte en 2016.

La película fue filmada cerca del campus de la universidad.

Allí contó que rellenó la tsantsa con papel de diario y la llevó a Estados Unidos para ponerla en exhibición. Luego, a finales de la década de los 70, se la prestó a la producción de la película “Wise Blood” para ser utilizada como utilería. Unida a un cuerpo falso, era adorada por uno de los personajes del film. En 2019, y tras el proceso de autenticación, el Gobierno ecuatoriano aceptó la repatriación y la tsantsa volvió al país.