Un cirujano y un anestesista a las piñas en un quirófano

Uno de los médicos terminó con una costilla rota.

Un hecho inédito ocurrió en el Hospital Abraham Piñeyro de la ciudad de Junin, donde un anestesista se peleó con un residente de cirugía. Uno de los profesionales acusó al otro de tener Parkinson. 

Estaban haciendo una operación a una menor, a una niña menor de edad. Aparentemente empiezan a discutir porque el anestesista lo ve al médico y le dice ‘Que tenes? Parkinson?’ en alusión al síntoma que a veces tienen las personas con esta enfermedad, mal de Parkinson cuando te tiemblan las manos. Se burló de él, se pusieron a discutir, la cosa quedó ahí. Se fueron al vestuario de los médicos, siguieron discutiendo y ahí se agarraron a trompadas”, explicó Gastón Marote en Nosotros a la mañana.


 “De un lado, el médico residente dice: ‘Él me golpeó, me amenazó, me rompió el celular y yo ahí me defendí’. El anestesista dice: ‘Me agredió directamente’. Wl anestesista fue el que se llevó la peor parte, porque sufre la fractura de una costilla y le tuvieron que extirpar el bazo”., agregó el periodista.


Cecilia Serrano, periodista de Junín, dio más detalles de lo sucedido: “Lo que pasó fue que el lunes se conoció que se radica una denuncia en la comisaría de Junín segunda, que es un médico que está haciendo su trabajo de médico generalista de cirujano y a raíz de todo esto, se presenta diciendo que había tenido unas diferencias con un anestesista y que había habido una serie de idas y vueltas de palabras bastante fuertes entre uno y otro. Esto no había complicado para nada la situación que se había dado en esta operación dentro del quirófano”.
“Salen desde el quirófano y uno de los agresores sigue diciéndole algún tipo de improperio. Se da vuelta la persona, el residente y bueno, por supuesto que no se queda quieto. Uno de ellos intenta golpearlo y él se cubre con el antebrazo, al cubrirse la persona que termina lesionada cae al piso con una fractura que se le produce en una costilla, que a su vez lastima el bazo, se lo lleva urgentemente a una clínica privada de aquí de la ciudad de Junín donde se produce la extracción”, manifestó.
El día de ayer se le tomó declaración, pero el anestesista ayer manifestó que hubo un intercambio verbal y fue atacado a golpes”.


El fiscal Javier Ochoaizpuro aclaró: “La causa está en la etapa de incorporación de elementos probatorios en plena instrucción. Esto significa que desde el día que tomamos conocimiento del hecho ilícito, que fue a raíz de la denuncia que manifestara recién Cecilia, fue por los dichos verbales vertidos por el cirujano que daban cuenta de una situación de cruces verbales, una rotura de un teléfono, y a partir de ahí, se inicia la investigación de un hecho que hasta ese momento no tenía la trascendencia que tuvo”.
“A raíz de haberse comprobado después, que en principio, el denunciado había sufrido una lesión grave, a partir de allí se incorporaron otros elementos de prueba para ver que era lo que realmente había pasado”,
 concluyó.