Sorpresa: la UAR levantó las sanciones a los tres jugadores de los Pumas suspendidos por mensajes xenófobos y discriminatorios

Apenas 48 horas después de haberles impuesto la pena, la entidad dio marcha atrás ante la presión de los clubes y de los referentes de la actividad.

Apenas 48 horas después de haberlos suspendido, la Unión Argentina de Rugby levantó las sanciones que pesaban sobre Pablo Matera, Guido Petti y Santiago Socino, los integrantes del plantel de Los Pumas a los que les habían detectado mensajes xenófobos y discriminatorios en su timeline de Twitter. De esta manera, los tres podrían estar a disposición del head coach Mario Ledesma para el encuentro del sábado ante Australia, por el Tres Naciones.

La presión de referentes de la actividad que se expresaron públicamente, como Agustín Creevy, y de los clubes, como Regatas y Olivos, provocaron la amnistía. También el hecho que, en Oceanía, algunos de sus compañeros advirtieron que si los señalados no resultaban habilitados, no iban a participar del próximo cotejo. La UAR había suspendido a los tres jugadores y le había quitado la capitanía a Matera, tras la viralización de los tuits, que databan de 2012. Entonces, en el caso de Matera, por ejemplo, tenía 19 años y ya representaba a Los Pumitas. Un año después vistió por primera vez la camiseta de la selección mayor.

El contenido repudiable de las publicaciones y su impacto en la opinión publica había generado que varios de los sponsors que acompañan a Los Pumas pidieran una sanción y amenazaran con quitarles el apoyo. Incluso Eliseo Branca, histórico del seleccionado, declaró en TyC Sports que, si se confirmaba la autoría de Matera, merecía “algo ejemplificador” y habló de una “suspensión de por vida”.

El comunicado de la UAR, publicado el lunes por la noche, era contundente. Resolvía “en primer lugar, revocar la capitanía de Pablo Matera y solicitar al staff que proponga a la Mesa Directiva un nuevo capitán. En segundo lugar, suspender a Pablo Matera, a Guido Petti y a Santiago Socino del seleccionado nacional hasta tanto se defina su situación disciplinaria. En tercer lugar, iniciar un proceso disciplinario a los tres jugadores mencionados, a cargo de la Comisión de Disciplina de la Unión Argentina de Rugby”.

Todo comenzó luego de que Los Pumas decidieron ofrecer disculpas por el escueto homenaje a Maradona en ocasión del duelo ante los All Blacks, y en contraste con el combinado de Nueva Zelanda, que sí profundizó en en reconocimiento ante la muerte del astro del fútbol. Pablo Matera llevó la voz cantante en la filmación. Inmediatamente, salieron a la luz sus antiguos tuits discriminatorios y xenófobos. Acto seguido, brotaron los de Petti y Socino.

Matera también fue el primero en salir a pedir perdón. “Estoy muy avergonzado. Disculpas a todos los que salieron ofendidos por las barbaridades que escribí. En ese momento no imaginaba en quién me iba a convertir. Hoy me toca hacerme cargo de lo que dije hace 9 años. Perdón también a mi equipo y mi familia por el momento que están pasando por mis acciones y gracias a la gente que me quiere por su apoyo”, escribió en su cuenta de Instagram.

Luego llegó el arrepentimiento de Petti: “Quería decirles que estoy muy apenado y avergonzado por lo que alguna vez dije. Sin ánimos de justificarlo por los 8 años que pasaron, esos mensajes, que hoy repudio completamente, no representan en absoluto a la persona que soy hoy”. Y, en cascada, apareció el mea culpa del hooker Socino: “Estoy muy arrepentido y avergonzado de mis dichos que se viralizaron durante el día de hoy. Quiero pedir disculpas a quienes pude haber ofendido con lo que dije en ese momento, y lo que repudio absolutamente. Nunca dimensioné lo que podía llegar a causar, y no busco tampoco justificarlo con la inmadurez con la que me manejé”.

¿El levantamiento de sanción implica que el episodio tuits quedará en el olvido? Fuentes cercanas a la UAR señalan que evaluarán los pasos a seguir una vez terminada la participación de Argentina frente a Australia, con el plantel de regreso en Buenos Aires, como iba a suceder en un principio.