Socotra: la isla ubicada en el Océano Índico que parece de otro planeta

Allí habitan raras especies de árboles, reptiles y caracoles.

Con un paisaje parecido a lo que imaginamos en otro planeta, la isla de Socotra, que integra un archipiélago de Yemen, es uno de los destinos turísticos más pintorescos y originales que se dan en el mundo.

Es que Socotra mantiene prácticamente inalterable su paisaje y sus especies arbóreas, tan particulares que solo crecen allí. Muchos aducen que esto se debe a que se encuentra a 380 kilómetros del continente y eso la mantuvo alejada del turismo y también de los conflictos que arrecian en la región.

Este atolón forma parte de un grupo de cuatro islas que están ubicadas entre el Mar Arábigo y el Golfo de Adén; ocupa una superficie de 3.600 kilómetros cuadrados. Y como no podía ser de otro modo, ha sido declarada Patrimonio Mundial por la Unesco.

No hay manera de no sorprenderse con su geografía y sus paisajes. Esto se debe a que, tanto la fauna como la flora es propia de la región y de ningún otro punto del planeta. Tiene 825 variedades de plantas, una gran variedad de reptiles y caracoles. El 70 % de estas especies no se dan en ningún otro lugar del mundo.

Entre las variedades más características de la región, se destaca el árbol de la sangre de dragón, que posee una rara forma de paraguas y una savia de color rojo que los lugareños, unos 40 mil habitantes, usan como tinte para sus prendas, como incienso y además, como remedio natural para su dolencias.

Pero además Socotra ha sido dotada de una naturaleza maravillosa con amplias playas de arena, cuevas de piedra caliza, montañas y un clima cálido y seco.

El cuidado del ecosistema se genera con varias herramientas: no tiene muchas rutas carretereas para preservar la naturaleza y tiene controlado el flujo de turistas.