Sevilla espera una Semana Santa diferente para el turismo

Por segundo año consecutivo, no habrá procesiones ni festejos religiosos en las calles.

Si hay una ciudad que ha sabido honrar a lo largo de los años los festejos de Semana Santa, esa es Sevilla, aunque este año, y por segunda vez consecutiva por la pandemia, tendrá un fin de semana largo particular.

Por lo pronto ya se anunció que Sevilla mantendrá el toque de queda a las 23 horas, además de las restricciones ya establecidas por la Junta de Andalucía.

Esperado todo el año, el feriado de Semana Santa convocaba a turistas y devotos. 

Por otro parte, los gremios que viven de la Semana Santa deben soportar una de las más graves crisis económicas que han tenido en la historia. Y es que, en esta ciudad andaluza, algunos oficios tales como los artesanos de imágenes religiosas, orfebres y bordadores de túnicas corren riesgo de extinguirse.

Al respecto, hay que tener en cuenta que ya es el segundo año consecutivo que estos artistas religiosos están con poco trabajo. Incluso, muchos de ellos han perdido el 75% de su facturación, ya que la falta de festejos los afecta.

Este año, en Sevilla los festejos serán diferentes. 

Por lo pronto, Sevilla registró datos de contagio que son preocupantes y, por ello, se acordó mantener el documento de restricciones. Son varias las comunidades que solicitaron controlar las medidas sobre el control exhaustivo de las fronteras.

Semana Santa precovid

Sevilla durante las fiestas de Resurrección se poblaba de turismo y de las procesiones. Son habitualmente 60 hermandades que recorren las calles sevillanas hacia la catedral, tanto en el Domingo de Ramos como en el propio de Resurrección. Pero además hay otras 10 agrupaciones religiosas que lo hacen el Viernes y el Sábado, en una de las jornadas más famosas del mundo para el turismo internacional.