Se calienta el mercado antes de las PASO: vuelan las acciones pero se acelera la demanda de dólares

Crece la tensión en la cuenta regresiva a las primarias. El Banco Central se debilita y quedará en una posición muy débil de reservas a fin de año.

Las PASO han sido históricamente un punto de inflexión para el país y también para los mercados financieros. Esas grandes expectativas respecto a la relevancia de las elecciones primarias son las que seguramente están detrás de los fuertes movimientos de las últimas jornadas. Lo más relevante pasa por la fuerte suba de las acciones (no muy diferente a la ocurrida en la previa a las PASO del 2019), pero también la nueva suba del dólar en el mercado libre y las continuas ventas del Banco Central para evitar un salto del tipo de cambio oficial justo antes de la votación.

Se trata dos comportamientos en principio contradictorios, aunque en el fondo tal vez no sea tan así. La presión por dolarizarse es un clásico en la previa de cualquier elección en la Argentina. Los inversores prefieren tomar cobertura y esperar el resultado posicionados en moneda dura y así pasar el proceso electoral sin pasar mayores sobresaltos.

La presión por dolarizarse le está costando una importante cantidad de dólares al Central. Ayer las ventas llegaron a USD 90 millones y en las últimas dos semanas arriba de USD 600 millones. El economista Gabriel Caamaño, del estudio Ledesma, advirtió que las reservas netas están a punto ahora de perforar los USD 5.000 millones y que las líquidas (es decir las que pueden utilizarse para intervención en el mercado cambiario) están por debajo de los USD 1.800 millones.

Se aceleraron las ventas del Central y la entidad quedará en una posición debilitada una vez finalizado el proceso legislativo, a mediados de noviembre. Eso también alienta las especulaciones sobre la necesidad de un rápido acuerdo con el FMI, que despeje vencimientos y ayude a anclar las expectativas.

El dato es preocupante porque significa que el Central llega cada vez más debilitado al medio del proceso electoral, que no sólo tiene las PASO por delante sino el round final con las legislativas. Sin embargo, no es descabellado pensar que el nivel de incertidumbre máximo que existe actualmente por el resultado de la elección baje considerablemente a mediados de noviembre, cuando se efectúen las legislativas. Para minimizar la pérdida de reservas, el BCRA empezó a vender más contratos futuros de dólar, pero por ahora no fue suficiente para frenar la sangría.

El tipo de cambio libre volvió a pegar un salto ayer y cerró a USD 183,50, cerca de los máximos del año. Se trata de una muestra de la inquietud que existe también en el segmento informal ante un posible salto cambiario posterior a las elecciones. Por ahora, entre venta de bonos dolarizados y de reservas, el Central resiste las presiones aunque cada día pierde margen de acción.

Las acciones, en cambio, mostraron un comportamiento distinto, incluso se agrandó la euforia de las últimas jornadas. Las subas fueron espectaculares y en el caso de los bancos llegaron a crecer hasta 9% como el caso de Supervielle, mientras que Galicia subió 8,6% y Macro arañó el 7%. Otra de las grandes ganadoras en Wall Street fue Pampa Energía, con una suba de 7,65%.