Se abre el debate por la suba del salario mínimo, lejos de las exigencias gremiales

En un contexto de crisis económica por el impacto de la pandemia del coronavirus, el Gobierno buscará mañana un acuerdo con las centrales obreras y las cámaras empresariales para aumentar el salario mínimo vital y móvil, que actualmente es de $16.875.

En la CGT ya manifestaron su intención de pedir un aumento de entre 35 y 40 por ciento del salario mínimo. «No sé si el 36 o el 40%, pero la propuesta del Consejo del Salario tiene que andar por ahí», afirmó Héctor Daer en AM750.

La CTA Autónoma, en tanto, reclamará una suba mucho mayor, que se acerque a los valores de la canasta básica alimentaria. Pedirá, según un documento interno de la central obrera que encabeza Ricardo Peidro, elevar el sueldo mínimo a $46.460, lo que equivaldría un alza del 200%, aproximadamente.

La CTA de los Trabajadores que lidera Hugo Yasky, en tanto, no hizo pública aún su postura.

La definición del nuevo piso salarial impactaría en unos 400.000 trabajadores fuera de convenio y es importante porque sirve como referencia para el salario inicial docente (por ley debe estar al menos un 20% por encima del salario mínimo); los planes sociales (la mitad del monto representa el salario social complementario) y los haberes jubilatorios (la evolución del salario mínimo determina el valor diferencial de la jubilación básica con el 82% móvil de aquellos con más de 30 años de aporte).

Además, el salario mínimo es un indicador para el trabajo informal y para actividades que no están sindicalizadas en jornadas laborales de ocho horas.

El Consejo del Salario se reunirá mañana, a las 15, en la sede del Ministerio de Trabajo, en Alem 650. El consejo está integrado por 16 representantes de las cámaras empresarias, como la Unión Industrial Argentina (UIA), la Sociedad Rural y la Cámara Argentina de Comercio, y la misma cantidad de actores de los trabajadores, con la CGT y la CTA, entre ellos.