Pondrán en valor la figura de la Maestra de la Patria, Rosario Vera Peñaloza

Por esta razón, se organizaron actividades para recordar a “Rosarito” este jueves 28 de mayo en nuestra ciudad Capital y en la localidad de Atiles en el departamento General Juan Facundo Quiroga.

La directora general del área de Patrimonio Cultural de la Secretaría de Culturas, Ana Mercado Luna, comentó que “desde la Secretaría, pensamos en Rosarito desde que entramos en esta gestión”, conforme a esto dijo que “dentro de los planes del área de Patrimonio, entró el poner en valor, junto con la Ruta de Los Caudillos, a Rosario Vera Peñaloza, lo cual comenzó con visitas a Atiles, su gente y autoridades para trabajar en conjunto con ellos.

Es por eso que, en este día, se llevará una muestra biográfica a Atiles, a la casa de Rosarito con el fin de mostrar el trabajo de rescate que se estuvo haciendo de la casa desde la Secretaría de Culturas en conjunto con la Dirección de Cultura del departamento Gral. Juan Facundo Quiroga.

“Por suerte, podemos decir que hoy podemos cumplir, pese al aislamiento, con el trabajo de una muestra bibliográfica permanente de Rosarito en esta casa recuperada y también con la gestión de la iluminación de la misma, que era un obstáculo que se tenía” agregó Mercado Luna.

A través de la recopilación de documentos, fotografías, cartas y demás archivos, es que desde el equipo de investigación del área de Patrimonio de la Secretaría se pudo armar un archivo para organizar esta muestra que se planea llevar al Paseo Cultural Castro Barros de la ciudad Capital. Ahí, se inaugurará la imagen de Rosario Vera Peñaloza, con apoyo del Ministerio de Turismo y Culturas, donde se colocará también el escritorio y sillones que le pertenecían y que hoy se encuentran en el Museo Histórico, para armar un espacio que la recuerde y celebre.

“Creímos que era necesario que los riojanos vean a Rosarito. Con todo el trabajo que hicimos, nos dimos cuenta que hay mucho de ella que no conocemos” afirmó la directora de Patrimonio, “hay que encontrar esa Rosarito riojana, que fue una luchadora de la educación pública en un contexto difícil para la mujer. Ella se casó con la Patria, entonces creo que tenemos que mostrar todas sus facetas” aseguró.

Rosarito, conocida como “la maestra de la Patria” fue una de las personas que más luchó por la educación pública, creando varios jardines de infantes en nuestro país; creó el primer museo para la escuela primaria y participó fuertemente en los debates en torno a la Ley de Educación. Su vida y su obra estuvieron atravesadas por los principios de igualdad, libertad y fraternidad, a los que hoy resignificamos como inclusión, diversidad y solidaridad.

El valor extraordinario de su concepción, y de su obra, provienen del innovador método de enseñanza que parte de la tierra, con eje en la geografía como ciencia central para una educación patriótica y nacional.

Obligada a renunciar por sus convicciones en 1910, separa de sus cargos en 1911 y cesanteada en 1917, no abandonó nunca su determinación de servir a la Nación. Dedicó 17 años (ad honorem)  para organizar y fundar el primer Museo para la Escuela Primaria en el Instituto Bernasconi.

Su existencia fue larga y esforzada como maestra, organizadora e investigadora al servicio de la educación pública. “Siempre demostró lo firme de sus convicciones, era una persona que se imponía y luchaba. Era una mujer aguerrida, luchadora y estaba convencida en que la educación y formación de los ciudadanos era fundamental para la Nación” sostuvo Mercado Luna.

Continuó comentando que “nunca perdió contacto ni vínculos con La Rioja y con los riojanos. Fue una inspiración para muchos familiares que se vieron incentivados por ellas para seguir con su educación y ella, constantemente, se preocupaba e interesaba por ellos, era una mujer muy presente”. “La labor de ella se dio en un contexto duro para la mujer, todavía no votaban y sólo se les adjudicaban las tareas del hogar  y, en ese contexto, ella se metía a luchar.

Buscó formarse no solo como maestra sino como luchadora de sus convicciones” destacó. Mercado Luna, continuó diciendo que “soy muy admiradora de Rosarito, en especial desde cuando empecé a involucrarme e investigar su vida.

Ahí me encontré con una mujer con la que nos identificábamos en nuestro equipo de investigación, cada vez que la leemos nos sentimos identificados porque ella, entendiendo su contexto histórico, lucho por sus convicciones y coincidimos en muchas cosas, como que la educación sea pública, igualitaria y que llegue a todos los rincones del país con una fuerte impronta identitaria”.

Para Ana, Rosarito representa el espíritu de la mujer riojana que lucha con fuerza. “Fue una activa difusora de la educación y la cultura, estaba convencida de que el Estado debía estar presente en la formación integral de sus futuros ciudadanos. Dedicó su vida a promover la educación popular”.

Finalizó relatando un fragmento que a su consideración, marca mucho de la vida y obra de Rosarito: “La lucha ha sido ardua, el camino difícil. A cada paso un obstáculo que debía sortear sin dejar aquel sagrado deber de fe, de esperanzas, de consagración, de dignidad para poder llevar con honor el nombre de riojana”.