Para Podemos, la vacunación de las hermanas del rey fuera de España “contribuye al descrédito” de la monarquía

La ministra Irene Montero sostuvo que la actitud de las infantas, quienes recibieron sus dosis en Abu Dhabi mientras visitaban a Juan Carlos I, “contribuye al descrédito” de la monarquía.

El partido español Podemos, parte de la coalición gobernante, dijo este miércoles que la polémica vacunación de las hermanas del rey Felipe VI en Emiratos Árabes Unidos “contribuye al descrédito” de la monarquía, ya en el ojo el huracán por el opaco origen de la fortuna del rey emérito Juan Carlos I, exiliado en ese país árabe e investigado por la Justicia.

La vacunación de las infantas Cristina y Elena sin seguir el protocolo vigente en España, dada a conocer por medios españoles, se produjo durante un viaje para visitar a su padre, de 83 años, quien viajó a Abu Dhabi en agosto pasado, cercado por las investigaciones sobre sus bienes y fortuna.

La vacunación de las infantas no ha sido confirmada oficialmente.
Un portavoz de la Casa Real declinó hacer comentarios al recordar que las infantas “no forman parte” de la familia real y, por tanto, sus acciones caen en el ámbito privado, informó la agencia de noticias AFP.

“La vacunación de las infantas es una noticia más que contribuye al descrédito de la institución monárquica. La ciudadanía percibe que hay trato de favor y privilegios”, fustigó este miércoles en la televisión pública TVE la ministra de Igualdad, Irene Montero, de Podemos.

Abiertamente republicano, Podemos suele chocar en temas relativos a la monarquía con su socio mayoritario en el Gobierno, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) del presidente Pedro Sánchez, defensor de la monarquía parlamentaria vigente en España.

Las informaciones generaron mayor ruido en España al aparecer una semana después de conocerse que Juan Carlos de Borbón pagó al fisco español para regularizar su situación más de 5 millones de dólares en impuestos atrasados, por concepto de viajes en jets que le costeó una fundación de un primo lejano.

El exjefe de Estado (1975-2014) de 83 años se encuentra exilado en Abu Dhabi desde agosto pasado, cuando se multiplicaban las sospechas sobre el origen opaco de su fortuna. El rey emérito es objeto de tres investigaciones en total.

Además, los artículos de prensa aparecieron en momentos en que España ha suministrado, siguiendo un estricto protocolo que prioriza a los mayores y más vulnerables, las dos dosis de la vacuna contra el coronavirus a solo 1,2 millones de sus 47 millones de habitantes, principalmente por retrasos en las entregas de dosis.

“La vacunación de las infantas es una noticia más que contribuye al descrédito de la institución monárquica. La ciudadanía percibe que hay trato de favor y privilegios”IRENEMONTERO
Un proceso que no ha estado exento de sonadas polémicas: el jefe del Estado Mayor de la Defensa y el encargado de Salud del enclave español de Ceuta, en el norte de África, renunciaron por vacunarse sin cumplir el protocolo, solo dos de varios casos similares.

Por su edad, 57 y 55 años, a las infantas no les habría correspondido recibir todavía la vacuna en España.

Ambas dejaron de pertenecer a la familia real en 2014, cuando su hermano, Felipe VI, asumió el trono al abdicar Juan Carlos I.

Cristina, cuyo marido Iñaki Urdangarin se encuentra cumpliendo una condena de 5 años y 10 meses de prisión por corrupción, tiene residencia oficial en Suiza.