Nicolás Maduro utilizó a la vicepresidente de Venezuela y sus contactos en el kirchnerismo duro para presionar a Alberto Fernández

El líder chavista intentó torcer el voto de la Argentina en la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, y cuando no lo consiguió puso en marcha un plan local para erosionar la política exterior del Presidente

Nicolás Maduro accedió a información clasificada del gobierno argentino que describía la posición de Alberto Fernández frente al informe de la ONU que condena las violaciones sistemáticas de los derechos humanos en Venezuela. Con ese secreto de Estado en su poder, el líder populista se propuso bloquear la posición institucional del Presidente y así desplegó una acción de lobby internacional y local que excedió la práctica diplomática y violó el concepto de no injerencia en los asuntos internos de los países.

Fuente: infobae