Los talibanes dispersaron con ráfagas de ametralladoras las protestas contra la intervención de Pakistán en Kabul

Las manifestaciones se dan un día después de que el líder de la resistencia, Ahmad Masud, pidiera un “levantamiento nacional” del pueblo afgano para oponerse a los fundamentalistas. Hubo mujeres.

Los talibanes han dispersado con tiros al aire una manifestación que ha congregado este martes a un millar de personas en las calles de la capital de Afganistán, Kabul, para pedir la no intervención de Pakistán en la crisis afgana, “libertad” y respeto de los derechos de las mujeres.

Los vídeos que circulan en redes sociales muestran a un grupo de manifestantes cerca de la Embajada de Pakistán con pancartas con mensajes como “Pakistán, vete de Afganistán”, además de un grupo de mujeres que, como han venido haciendo desde la semana pasada, ha salido a las calles de Kabul para exigir su inclusión en el futuro gobierno de los talibán y en puestos de toma de decisiones.

Entre los reproches que los manifestantes han vertido contra Islamabad ha destacado su ayuda a los talibanes para lograr el control de la provincia de Panjshir, el último bastión de la resistencia, y la visita del jefe de la Inteligencia paquistaní a Kabul este sábado.

La manifestación ha sido dispersada por los talibanes con tiros al aire, según muestra el material audiovisual compartido en las redes sociales y que recoge la cadena de televisión afgana Tolo News.PlayEntre los manifestantes había mujeres que desafiaron la prohibición de los fundamentalistas

Las protestas se dan un día después de que el líder de la resistencia, Ahmad Masud, pidiera un “levantamiento nacional” del pueblo afgano para oponerse a los talibanes, después de que estos aseguraran haber logrado el control de Panjshir.

La de Kabul no ha sido la única manifestación. En varias ciudades del país se llevaron a cabo protestas el lunes por la noche para rechazar el control de los talibán y la intervención de Pakistán, informa la agencia de noticias Jaama Press.

El jefe de la inteligencia paquistaní, Faiz Hameed, estuvo en Kabul el fin de semana, en principio para ser informado por el embajador de su país, aunque probablemente también se reunió con dirigentes talibanes.

Más de tres semanas después de tomar la capital Kabul, el pasado 15 de agosto, las nuevas autoridades de Afganistán siguen trabajando en la formación de un Gobierno que han prometido más inclusivo que en su anterior mandato.Personas participan en una protesta contra el apoyo de Pakistán a los talibanesPersonas participan en una protesta contra el apoyo de Pakistán a los talibanes

Pero temiendo un retorno al régimen ultrarrigorista impuesto entre 1996 y 2001, pequeños grupos de afganos, a menudo mujeres, se han manifestado en ciudades como Kabul, Herat o Mazar-i-Sharif.

“Las mujeres afganas quieren que su país sea libre (…) Estamos cansadas. Estamos cansadas de que Pakistán bombardee el Panjshir, estamos cansadas de esperar en el aeropuerto”, dijo a la AFP una de las manifestantes, Sarah Fahim, procedente de la provincia de Kapisa, cercana al Panshir.

“¿Cuánto tiempo va a durar, cuándo serán escuchadas nuestras voces? ¿Por qué la comunidad internacional está en silencio?”, insistió.

El último reducto de resistencia al nuevo poder afgano se refugió en el valle de Panjshir que, según los talibanes, cayó el lunes también en su poder, aunque algunos de los líderes de la disidencia lo niegan y llamaron a resistir.

(Con información de Europa Press y AFP)