Los participantes de Masterchef Celebrity se largaron a llorar al ver las fotos de su niñez: «Agradecidos»

La producción los sorprendió con la consigna de que cocinaran algo que los «transportara» a esa etapa.

En el último capítulo de Masterchef Celebrity (Telefe), el jurado sorprendió a los participantes dándoles la bienvenida y haciendo referencia a la etapa que más nos marca, la niñez. Los chefs quisieron que los famosos recordaran su infancia, repletas de recuerdos, melodías y sabores.

«¿Están listos para hacer un viaje? Sus corazones van a latir fuerte», les avisó Donato de Santis. Acto siguiente, Santiago del Moro les pidió que abrieran «la caja misteriosa» que cada uno tenía delante suyo. 

Cuando los participantes vieron qué contenía la caja, exclamaron «¡Awwwwww!». ¿El motivo? Se encontraron con una foto retro de cuando eran niños. «¡Yo cuando era bebé!», expresó Vicky Xipolitakis, antes de darle un beso a su portarretrato. «Encontrarse con uno, cuando fue el comienzo», sumó Patricia Sosa, entre lágrimas. A la vez, el Turco García, muy sensibilizado, se refirió con ternura a la bella postal de cuando tenía dos años.

En la misma línea, después de que Boy Olmi y Analía Franchín mostraran sus postales, Leticia Siciliani advirtió: «Chau, se viene el llanto…». Y así sucedió.

«Estoy muy emocionada, en esta foto cumplía un año. Es muy conmovedor», expresó Patricia, llorando, mientras le hablaba a esa nena que fue. Al mostrar su foto, Vicky notó un detalle: «Lo único que tengo igual es la sonrisa… Cambia el cuerpo, la vida, los años… Pero mi alma sigue intacta».

El Turco también recordó su infancia y contó que era «muy pobre», pero que fue feliz: «Soy un agradecido de la vida». Y Analía, antes de mostrar su foto, se largó a llorar. «A esta niña la felicito, estoy totalmente orgullosa de ella», contó. 

Por su parte, Leticia, entre lágrimas, remarcó: «Es muy difícil hablar. Me dan ganas de ir a abrazar a mis papás nada más, porque los estoy cuidando y no los veo hace muchos meses. Estoy acá para que mi mamá me vea y sepa que no me falta nada».

Por último, el Polaco habló de su papá, su «gran ídolo y debilidad»; y tanto Boy Olmi como Rocío Marengo remarcaron que extrañan mucho el abrazo, que no se puede dar por los protocolos sanitarios, y que por eso están tan sensibles delante y detrás de la cámara.

¡Muy tiernos!

FUENTE: CIUDAD MAGAZINE