Ley del fuego: obtuvo media sanción el proyecto que limita el uso privado y comercial de tierras incendiadas

Con el respaldo de los bloques minoritarios de la oposición, el Frente de Todos logró la media sanción al proyecto de reforma de la ley de manejo del fuego impulsado por Máximo Kirchner.

Con militancia ambientalista en los palcos, y en sesión especial, la Cámara de Diputados, dio media sanción este miércoles de madrugada, al proyecto de ley que busca desincentivar los incendios intencionales con fines especulativos.

Con 132 votos positivos, 96 negativos y 4 abstenciones, el proyecto impulsado por Máximo Kirchner, consiguió su aprobación. La iniciativa de solamente 4 artículos, modifica el lapso mínimo de años que garanticen la recuperación y restauración de superficies incendiadas

Concretamente, el proyecto modifica la Ley 26.815 de manejo del fuego y prohíbe durante 30 años el desarrollo de emprendimientos inmobiliarios u actividades de cualquier tipo que sean distintas al uso que esos terrenos tenían al momento del incendio.

En el caso de bosques nativos de propiedad privada, la prohibición para lotear, edificar o desarrollar cualquier tipo de actividad productiva luego de un incendio se extiende hasta los 60 años.

Antes de la votación se vivieron momentos de alta tensión. El legislador Leonardo Grosso, presidente de la Comisión de Recursos Naturales, defendió eufóricamente el proyecto y acusó a Juntos por el Cambio: “El fuego va a dejar de ser un negocio”, sostuvo.

El legislador también destacó la militancia de “les pibis” (SIC) que “vinieron a decirnos a todos nosotros que “no queremos ser más esa humanidad, y nos tenemos que hacer cargo”.

“Vinimos a hacernos cargo de la crisis económica y social que dejaron cuatro años de gobierno neoliberal, miren si no vamos a agarrar banderas de lucha de tantos años en la Argentina; gobernamos el país en pandemia… Nosotros tampoco queremos ser esta humanidad, vamos a transformarlo todo”, enfatizó.

Respecto del rechazo de JxC, Grosso aseguró: “Esta ley tiene un problema para Juntos por el Cambio; les molesta que lleve como autor a Máximo Kirchner… Les molesta el apellido. A nosotros nos da orgullo”.

“El problema es que es incompatible ser neoliberal y ambientalista… Es incompatible ser de Cambiemos y ambientalista. Aunque la mona se vista de seda, mona queda, y aunque el secretario de Ambiente se vista de árbol…”, añadió.

Su exposición generó la inmediata reacción de los diputados del interbloque JxC, quienes a los gritos rechazaron sus afirmaciones. El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, debió imponer su autoridad para que la sesión continúe.