La Vicegobernadora participó de Nosotras Movemos el Mundo

La vicegobernadora Florencia López participó de un conversatorio con sus pares del país en el marco de Nosotras Movemos el Mundo.

En su alocución, se refirió a cuatro desafíos como mujeres de la política: dejar de explicar y demostrar capacidad; impedir ser escarnio público por estar en la política; terminar con la violencia política e institucional y revalorizar y practicar la sororidad 

En el marco de Nosotras Movemos el Mundo, evento cultural y federal organizado por el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad y el Ministerio de Cultura de la Nación Argentina, las vicegobernadoras del país participaron de un conversatorio para dialogar en torno a los desafíos y estrategias a la hora de hacer, desde la gestión estatal con perspectiva de género y diversidad, una Argentina más justa e igualitaria.

En esta oportunidad, el encuentro coordinado por la Ministra Nacional, Elizabeth Gómez Alcorta, tuvo como oradoras a las vicegobernadoras Florencia López de La Rioja; Verónica Magario, de Buenos Aires; Alejandra Rodenas, de Santa Fe; Laura Stratta, de Entre Ríos; Analía Rach Quiroga del Chaco; y Mónica Urquiza, de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. ​

A su turno, la vicegobernadora Florencia López destacó el poder tener un espacio para concretar un diálogo federal desde la experiencia propia como mujeres de la política. Asimismo, antes de ahondar sobre su presentación consideró que cada vez es menor el prejuicio hacia la mujer conductora de los destinos de una población, pero sí existe aún en los espacios de poder y partidos políticos. “Una vez que estamos en las boletas la ciudadanía acompaña, pero hay que trabajar mucho para integrarlas por eso felicito a las provincias que avanzamos en la paridad de género”, afirmó. 

En cuanto a los desafíos y tensiones de las mujeres que están en el campo de la política, López recorrió cuatro puntos: en primer lugar, el tener que explicar y demostrar que somos capaces, “una se queda exhausta de tanta explicación porque no tenemos ese reconocimiento por parte este sistema y cultura machista”. En segundo lugar, sufrir el escarnio público por intentar ser parte de un espacio que históricamente fue de los hombres cuando “en realidad nosotras lo único que queremos es trabajar y avanzar en las políticas públicas para poder vivir en una sociedad más justa y equitativa”. 

Luego, en tercer lugar, se refirió a la violencia política e institucional. “Nos critican porque no somos capaces de generar consensos necesarios, porque somos inmaduras, y todo eso es disfrazar la violencia política que sufrimos las mujeres que tomamos la decisión de ocupar cargos políticos”, aseguró. 

Finalmente, detalló en cuarto lugar una reflexión: “las mujeres somos claves para frenar esta violencia por eso es importante una real sororidad y darnos la mano entre mujeres porque es la única manera de frenar ese esquema patriarcal que lo único que busca es que las mujeres abandonen el lugar en la política”.