La “segunda ola” de coronavirus complica la reunión de cardenales convocada por Francisco

El Consistorio del 28 de noviembre para crear 13 cardenales de ocho países “sufrirá modificaciones” y podría incluir la jura a distancia de algunos de los nuevos purpurados.

La rápida difusión de una segunda ola de coronavirus a nivel europeo, que llevó al Gobierno italiano a imponer nuevas restricciones a la movilidad interna, amenaza con complicar la normal realización del Consistorio que el papa Francisco convocó para este mes para crear nuevos cardenales.

El Consistorio del 28 de noviembre para crear 13 cardenales de ocho países “sufrirá modificaciones”, planteó una fuente vaticana a Télam, y “podría incluir” la jura a distancia de algunos de los nuevos purpurados.

Según fuentes vaticanas, la Santa Sede ya tomó la decisión de, por lo menos, suspender las tradicionales “visitas de cortesía” por la que los nuevos cardenales, una vez oficializados, reciben a fieles y personalidades en salas del Vaticano.

Cuatro de los 13 cardenales anunciados por el Papa, todos italianos, tienen más de 80 años, el grupo de riesgo más apuntado por los cuidados médicos; mientras de los otros nueve menores de 80, los dos de mayor edad viven fuera de Italia: Celestino Aos, de 75; y Winston Gregory, de 72.

La creación cardenalicia es un hecho que se define por el decreto papal correspondiente, por lo que la ceremonia de la imposición del anillo cardenalicio y el birrete rojo no tiene ningún vínculo legal, plantearon a Télam en el Vaticano, apuntalando la hipótesis de que al menos una parte de los nuevos purpurados no llegue a Roma para la ceremonia.

De todos modos, en caso de confirmarse los cambios en la ceremonia, no sería la primera vez que un cardenal creado por Francisco no recibe el birrete rojo en la Basílica de San Pedro.

El ahora fallecido Loris Francesco Capovilla, quien se había desempeñado como secretario personal del papa Juan XXIII, fue creado cardenal a los 98 años, pero recibió su anillo y su sombrero en casa del cardenal Angelo Sodano, entonces decano del Colegio Cardenalicio.

Entre los 13 nuevos purpurados, hay seis italianos, un maltés, un español, un estadounidense, un filipino, un ruandés, uno de Brunei y un mexicano.

Así, a partir del 28 de noviembre, 73 de los 128 cardenales con derecho a voto habrán sido creados por el papa Francisco.

Por el aumento de los casos de coronavirus, el Vaticano volvió a suspender en noviembre la presencia de fieles en las audiencias generales que el papa Francisco ofrece los miércoles, que volvieron a realizarse desde la Biblioteca del Palacio Apostólico, transmitidas por streaming, como durante la fase más aguda de la pandemia.