La Ley Ómnibus cayó y el ajuste en educacion se profundiza

La Ley Ómnibus cayó y el ajuste en educacion se profundiza con el no envío de los fondos para pagar el piso salarial de diciembre y enero y la amenaza de no cobrar en marzo la conectividad e incentivo docente.

Mientras el gobierno de Quintela y el Ministro de Educación difunden noticias del inicio del ciclo lectivo, la burocracia sindical de AMP, SELAR, UDA y SADOP hacen fulbito en casa de gobierno.

La tibieza de estos gremios pone en peligro nuestros derechos, estabilidad laboral y el salario. Una vez más salen a la cancha a pedir permiso a Quintela para un aumento salarial. Un tibio $400.000 por cargo no llega a cubrir la canasta de pobreza y una vez más aceptarán montos RNB y en cuotas sumiendo a las y los docentes en la miseria. 

Otro capítulo para SELAR que a espaldas de los docentes quiere a puertas cerradas con el PJ reglamentar el Régimen de Licencias Ley 9911 y «aportar» a la Ley de Junta y de Nivel Superior. Un verdadero mamarracho. No pueden ser más genuflexos.

Por eso desde el SAE sostenemos que la única manera de defender nuestros salarios y derechos es organizandonos y luchando. Resolviendo todo en asambleas por escuelas y asamblea general. Es desde abajo donde tenemos que tomar las decisiones. 

El 14 de febrero en cada escuela tenemos que debatir que sin aumento no hay inicio.

No podemos comenzar las clases con salarios de miseria. 

El 14 cuando nos presentemos hagamos asambleas en las escuelas y votemos el NO INICIO y un plan de lucha hasta lograr un aumento de emergencia salarial de $700.000 por cargo y el debate abierto y democrático del proyecto de ley de Junta y nivel superior.