La abogada Mariana Gallego tiene coronavirus: “Tomé vinagre y me pareció agua”

La abogada Mariana Gallego, esposa de Mauricio D’Alessandro, se enteró este fin de semana de que tiene coronavirus. Alertada por la pérdida del olfalto y el gusto, se sometió a un test privado junto a su pareja y le dio positivo. Pero a él, le dio negativo.

En diálogo con ‘Los ángeles de la mañana’, la abogada aseguró que se encuentra en perfecto estado de salud -“estoy bárbara”, definió- y dijo que por ahora, solo deberá cumplir con el aislamiento obligatorio durante catorce días.

“Me di cuenta por el olfato. El sábado a la noche le había pedido a Mauricio que comprara fresias para armar arreglitos florales por el Día del Padre. Cuando las trajo lo reté porque no tenían olor a nada, pero él me dijo que sí tenían. Ahí se me prendieron todas las alertas; corrí al baño a oler mis perfumes y no olía nada, cero. Mauricio me trajo una cuchara de vinagre y me la hizo tomar y la verdad que me pareció agua”, relató.

El domingo a primera hora, ambos acudieron a un centro de salud privado y se realizaron el hisopado. El test les costó alrededor de 14 mil pesos y a ella le dio positivo y a él, negativo, aunque la letrada no supo explicar por qué. En este punto, bromeó con la falta de intimidad y afirmó que D’Alessandro le “pidió” anotar “las veces que tuvieron intimidad” para que no digan que están separados, “como Jesica Cirio e Insaurralde”.

Recordemos que Martín Insaurralde se encuentra internado tras confirmar que se contagió de COVID-19, pero su mujer, Jesica Cirio, dio negativo.

Gallego contó que tras esta noticia, seguirán conviviendo pero “comemos uno en cada punta de la barra, no dormimos juntos y cada uno tiene su baño”.

Por último, la abogada analizó cómo podría haberse contagiado. “Justo había ido dos días antes a un supermercado que cerraron unos días por COVID-19, acá en Palermo Chico. Yo soy una ‘obse’ así que había ido con todo, máscara. Pagué en efectivo, no agarré las monedas que me dieron de vuelto, fui con mi changuito”, enumeró. “Hace dos semanas tuve una escritura, sí vi gente pero dentro de los protocolos”, cerró.