Internacional: Un cerrajero salvó a una mujer secuestrada que escribió 911 en su mano

Una mujer que estaba retenida por su ex pareja en su casa fue rescatada el viernes después de que escribiera “911” en su mano para indicar que necesitaba ayuda.

El sheriff de la ciudad de Midway, en Utah, fue alertado de la situación por un cerrajero que había sido contratado para cambiar la cerradura de la puerta principal de la vivienda, indicó la señal local Fox13.

El cerrajero, que se identificó como Greg, contó a las autoridades que cuando terminó el trabajo y le dio a la mujer su factura, ella le mostró su mano, en la que había escrito “911”, el número de emergencias en EEUU.

Según explicó el cerrajero, había un hombre en la casa que “actuó de manera sospechosa”: se mantenía siempre muy cerca de la mujer y ella le tuvo que pedir permiso para usar su celular para pagarle mediante una app, algo que le llamó profundamente la atención.

Greg precisó que la mujer le mostró la mano dos veces, como para asegurarse de que viera el mensaje. Él llevaba puesto un tapabocas, pero le contestó que sí con la mirada, para no llamar la atención.

El trabajador dijo que la situación le causó confusión y que no sabía qué hacer. Después de irse, llamó a un amigo que trabaja en el FBI, que le aconsejó avisar de inmediato a la policía.

Cuando llegó el patrullero, la mujer “abrió la puerta y salió rápidamente», dijeron las autoridades. Los agentes detuvieron al hombre, identificado como Grant Eggertsen.

Según el informe policial, la mujer ya había arreglado la visita del cerrajero para evitar que su ex pudiera entrar en su casa. Sin embargo, Eggertsen llegó el día antes, la agredió, le sacó su teléfono y la mantuvo cautiva. También amenazó con hacerse daño y quemar la casa de la mujer.

Eggertsen fue acusado de secuestro agravado, intrusión y agresión y puesto en prisión preventiva, aunque fue liberado tras pagar una fianza de US$ 5000.

“Como cerrajero, estuve involucrado en algunas situaciones domésticas. Pero nada como esto”, dijo Greg, que elogió la audacia de su clienta y la manera que encontró para pedir ayuda. “Fue muy inteligente para ser capaz de hacer lo que hizo. Ella me dio algunas pistas geniales de que había un problema allí», opinó.

“Cuando me enteré de que lo habían arrestado, acusado y todo eso, pensé: ‘Está bien, bien. Bien. Eso está bien’”, dijo Greg. “Me alegra que esté a salvo y que no haya pasado nada malo”, concluyó.

Fuente: TN