Inició el juicio contra el Colegio Pío XII por despedir a una docente feminista

Este martes, de 9 a 13, se desarrolló la primera audiencia de la causa que fue caratulada como Despido sin causa justa y con discriminación por cuestiones ideológicas y de género, hecho ocurrido el 14 de febrero de 2018. Aldana Cuello, fue despedida de su cargo tras haber participado de marchas a favor de los derechos de las mujeres.

En referencia, el abogado Gerardo Leguizamón León, representante legal de la docente, comentó “Aldana, licenciada en Filosofía, a partir de febrero del 2013, comenzó a trabajar en el Colegio Pío XII, como docente. En el 2015, siendo parte de la institución, tuvo cinco materias curriculares, entre ellas: Filosofía, Antropología, Ciencias Políticas, Formación Ética, Construcción Ciudadana, y nueve cursos donde dictaba clases, con una carga horaria de 35 horas cátedras en ese colegio” precisó.

Luego “comenzaron unas persecuciones políticas contra ella, donde era hostigada o perseguida por su pensamiento y militancia por fuera del Colegio Pío XII, es decir, por ser una militante activa de causas feministas, que estas causas en cierto punto en contra de la Iglesia, como es la marcha del orgullo gay, o sobre el  matrimonio igualitario, etc.”.

Asimismo, sostuvo que la docente respetaba “las curriculas que tenía. En ningún momento hizo política partidaria dentro del colegio, es el mismo Colegio Pío XII quien reconoce que jamás hubo discriminación en contra de ella, porque jamás hizo política dentro de la institución”.

“Aldana, jamás a viola la ley de contrato de trabajo, ni siquiera el estatuto docente que tiene el colegio Pío XII, que en caso de haber realizado algún atropello contra el colegio, este la habrían sancionado. Jamás, Aldana, tuvo un apercibimiento o llamado de atención por esta circunstancia de su militancia activa”.

“Nos preguntamos cuál es la circunstancia o el motivo de despido, el 14 de febrero del 2018, recibe en su casa una carta documento que decía a partir de la fecha prescindimos de sus servicios, le estaban diciendo que la despedían sin causa, al no invocar causa no había un motivo o justificación de su despido”.

En este punto, sostuvo en lo alegatos del martes, desde el Colegio indicaron “que el único motivo del despido, es que Aldana ha participado en una marcha feminista en la plaza 25 de Mayo”.

“Esa circunstancia es absolutamente discriminatoria, por no respetar la ideología y los pensamientos personales de una persona, y no respetar la perspectiva de género que tenía Aldana en la defensa de los derechos de las mujeres”. Digo que todo esto está acreditado en el testimonio de siete testigos.

“Nosotros lo que queremos es obtener una sentencia que haga lugar y haga justicia por el daño que ella ha padecido, que condenen al colegio Pío XII por la discriminación que ha realizado contra ella por cuestiones ideológicas y perspectiva de género. Por el daño que hicieron por entrometerse en la vida privada de Aldana”.