Indignación de vecinos en salta, la Intendenta de Cerrillos decidió usurpar un terreno para enterrar víctimas de coronavirus

Sigue el espanto en Cerrillos con el nuevo cementerio. El fiscal detuvo los entierros.

A cinco cuadras de la plaza principal de Cerrillos, entre los humildes barrios San José y Evita, la intendente Yolanda Vega decidió instalar lo que denominó una «ampliación» del colapsado cementerio que data de 1880, pero en una propiedad que es privada y con el agravante de que tiene estudios de factibilidad negativos por ser un terreno completamente inundable.

En esta propiedad de la sucesión Velarde que se encuentra en vías de expropiación (proceso que se inició en 2004), la Municipalidad ya enterró al menos a siete personas víctimas fatales de la COVID. Enterrar es una forma de decir porque los féretros están apenas tapados con montículos de tierra, tanto que varios vecinos del improvisado camposanto denunciaron en los medios e incluso en la comisaría cerrillana que el hedor es insoportable y que los perros arañan la tierra como queriendo exhumar a los muertos. Esto tiene sentido si se recuerda lo que dijo desde Obras Públicas de la comuna, el ingeniero Infante: «Hemos cercado el predio (con lonas) porque hay vecinos cerca. Cavar tumbas en un lugar más alejado de la gente no se puede porque al final del predio hay un canal que inunda todo».