Formosa, en la mira del mundo entero: Human Rights Watch y un crítico informe sobre la provincia

Junto a la Universidad John Hopkins, la ONG cuestionó el accionar de Gildo Insfrán.

La ONG Human Rights Watch (HRW) elaboró un informe sobre el atropello a los Derechos Humanos en la Provincia de Formosa, donde expone que los centros de aislamiento presentaban condiciones de hacinamiento y cuestiona el accionar del Gobierno provincial. En el documento, elaborado en conjunto con la Universidad John Hopkins, también se denuncia ante el Gobierno nacional el fallido rol de la Secretaria de Derechos Humanos.

El informe de HRW apunta principalmente contra el gobernador Gildo Insfrán, una de las figuras políticas más cuestionadas del país desde que comenzó la pandemia de coronavirus. Según el documento, se utilizaron “medidas frecuentemente abusivas e insalubres para prevenir la propagación del COVID-19″. En ese punto, menciona que más de 24 mil personas fueron obligadas a permanecer aisladas en condiciones de hacinamiento y hasta podrían considerarse “detenciones arbitrarias”.

El organismo llevó adelante un relevamiento entre los residentes de Formosa durante los últimos tres meses. Luego de 45 entrevistas telefónicas, el informe sugiere que la mayoría temía sufrir represalias desde el Gobierno de Insfrán. Dos tercios de los encuestados eran personas que habían pasado por los centros de aislamiento, mientras que los 15 restantes se dividían en periodistas, médicos, abogados o políticos locales.

El informe de la HRW también abarcó las últimas manifestaciones llevadas a cabo a principios de mes en Formosa, cuando el gobernador decretó la vuelta a Fase 1 por la aparición de 17 casos positivos. En ese entonces, luego de una jornada cargada de violencia debido a la represión policial, la provincia volvió a estar en el ojo de la tormenta. La ONG marcó que las autoridades restringieron el trabajo de la prensa independiente y “emplearon excesivamente la fuerza contra quienes protestaban”.

Kathleen Page, médica y académica de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, y una de las responsables del informe, subrayó que las medidas impuestas por el Gobierno formoseño tuvieron múltiples consecuencias sanitarias y sociales: “Los centros insalubres y hacinados como los de Formosa pueden propagar la transmisión del coronavirus, menoscabar Derechos Humanos básicos y debilitar la confianza en las autoridades de salud pública, lo cual resulta crítico para una respuesta adecuada al COVID-19″.

Fuente: (Diario Perfil)

Críticas a la Secretaría de Derechos Humanos

En medio de la creciente tensión social en todo el país por lo ocurrido en Formosa, el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla, intervino en la provincia hace algunas semanas para adentrarse en la situación y sacar sus propias conclusiones. Sin embargo, el funcionario no cuestionó las decisiones de Insfrán y llegó a acusar una “campaña de desprestigio en su contra” por parte de los medios masivos de comunicación. Los organismos internacionales, en cambio, tienen una mirada diferente.

“La respuesta de la Secretaría no priorizó los derechos de las víctimas ni se centró en su rol principal de documentar las violaciones de Derechos Humanos durante protestas mayormente pacíficas”, sostiene Human Rights Watch en su informe. Asimismo, le recomienda al presidente Alberto Fernández que designe una Defensoría del Pueblo de la Nación para documentar y denunciar abusos.