Empleados de la estación de servicio “Shell” robaron más de 5 millones de pesos a su jefe

El dueño de la estación de servicio fue quien denuncio a seis empleados por defraudación, ya que con diferentes maniobras se quedaron con más de cinco millones de pesos.

El jefe de la Dirección de Investigaciones de la Policía, Andrés Machuca, semanas atrás personal del Departamento de Delitos Económicos había comenzado con las averiguaciones para esclarecer un hecho denunciado por Humberto Rojas, propietario de la estación de servicio Shell ubicada en la esquina de las avenidas Rivadavia y Facundo Quiroga.

El mismo manifestó que a mediados del mes pasado recibió en su despacho un reporte financiero de la empresa que comprendía desde el 31 de enero del año pasado, hasta esa fecha, en el cual se percató de “maniobras fraudulentas”, que habrían sido llevadas a cabo por empleados de la empresa, que mediante “purgas, anulaciones de provisión de combustible y venta ilegal de combustible”, se hicieron con la suma de 5.126.393 pesos.

Con esta información, los efectivos policiales comenzaron con la investigación, que conllevó el análisis de varias filmaciones de las cámaras de seguridad ubicadas en todo el predio de la estación de servicio, y estas pruebas fueron presentadas al titular del Juzgado de Instrucción Nº 2, el doctor Daniel Barría. El mismo ordenó una serie de allanamientos en diferentes domicilios de la ciudad, secuestrando en los mismos una gran cantidad de elementos, entre ellos cinco automóviles (de marcas Ford, Volkswagen, Renault y Cherry); dos motocicletas marca Yamaha; tres bicicletas; un cuatriciclo; un televisor LED de 50 pulgadas; tres muebles; siete teléfonos celulares (IPhones y otros marca Samsung, Huawei y Motorola); un drone y otros aparatos electrónicos; dólares y una gran cantidad de documentación de importancia para la causa, como boletos de compra venta, facturas y tarjetas verdes de los vehículos.

Asimismo, se indicó que, hasta el momento, se concretó la detención de seis personas, cinco de ellos empleados de la empresa y otro sujeto que se dedicaba a comprar el combustible a menor precio.

Fuente: EL INDEPENDIENTE