El Ministerio Público Fiscal y la Policía acordaron una metodología de trabajo para los delitos de flagrancia

Se desarrolló una charla debate organizada por la Unidad Fiscal de Flagrancia, destinada a sumariantes e instructores a cargo del procedimiento en todas las comisarías de la Ciudad.

Con el fin de establecer un proceso de trabajo en los delitos cometidos en flagrancia, es decir cuando un individuo es sorprendido y capturado en el momento que comete el delito, se desarrolló una charla-debate organizada por la Unidad Fiscal de Flagrancia para definir reglas que describan las formas de intervención de la policía y su coordinación con las metodologías desarrolladas por el Ministerio Público Fiscal y por el Juez de Instrucción.

En este marco, se determinó un protocolo de actuación policial para casos de flagrancia, que fue establecido  por el fiscal general, Javier Vallejos, mediante la Resolución N°503 del MPF; la cual dispone que de ahora en más, el personal policial deberá actuar en los casos de flagrancia, de acuerdo al protocolo de trabajo elaborado por el MPF.

Thank you for watching

Asimismo, dicha resolución deja formalizada en los casos de flagrancia, que la policía judicial y la de seguridad en funciones judiciales, deberán actuar bajo órdenes estrictas del Ministerio Publico Fiscal.

A su vez se dialogó con todos los actores que intervienen de manera directa en el proceso de flagrancia, sobre la particularidad de los delitos cometidos en flagrancia y la importancia de las consecuencias de la intervención policial para el desarrollo de la tarea de persecución penal de los mismos.

La exposición de los contenidos estuvo a cargo la fiscal Nadia Schargrodsky, de los sumariantes e instructores de la Unidad Fiscal de Flagrancia, Javier Romano y Diego Ríos; y del Lic. Germán Arias, a cargo del Escuela de Formación Contínua dependiente de la Dirección General de Capacitación de la Policía de la provincia.

Cabe recordar que respecto a los delitos cometidos en flagrancia el Art. 322 del C.P.P. expresa que “se considera flagrante el hecho cuando su autor sea sorprendido en el momento de cometerlo o inmediatamente después, mientras es perseguido por la fuerza pública, por el perjudicado o por el público o mientras tenga objetos o presente rastros que hagan presumir vehementemente que acaba de participar en una infracción”.