El Gobierno de Brasil admitió que hubo pedidos de excepcionalidad sin respuesta

Las presentaciones enviadas por la AFA tenían la información de que los jugadores pasaron por Inglaterra en los 14 días previos a su llegada a Brasil y también se informaba que todos ellos estaban vacunados y tuvieron pruebas de PCR con resultado negativo.

La Jefatura de Gabinete del Gobierno de Brasil admitió este lunes que hubo pedidos sin respuestas de excepcionalidad para los cuatro jugadores del seleccionado argentino que fueron denunciados por incumplir la normativa migratoria federal, lo que derivó en la escandalosa suspensión del clásico en San Pablo a instancias de las autoridades sanitarias nacionales.

El organismo gubernamental aclaró que, frente a esos pedidos, «nunca hubo respuestas que pudieran estar en desacuerdo con las determinaciones sanitarias de Anvisa», sobre la que dijo que tiene un accionar independiente.

Casa Civil reconoció en un comunicado enviado a la cadena Globo como «posibles» las solicitudes de excepcionalidad por parte de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), cuyo envío había sido sugerido el viernes por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria para destrabar la situación de los jugadores Emiliano Martínez, Cristian Romero, Giovani Lo Celso y Emiliano Buendía.

Sin embargo, advirtió que lo importante a efectos prácticos no fueron los pedidos en sí mismos sino las respuestas a esas solicitudes, algo que nunca ocurrió por el feriado largo en Brasil.

En las presentaciones enviadas por la AFA a la Jefatura de Gabinete se anexaron documentos con la información de que los jugadores pasaron por Inglaterra en los 14 días previos a su llegada a Brasil y también se informa que todos ellos están vacunados y tuvieron pruebas de PCR con resultado negativo.

Al no contestar a esas solicitudes, el Gobierno de Brasil entiende que no hubo desacuerdo con las determinaciones tomadas por Anvisa, que el domingo, una vez que había comenzado el certamen por las eliminatorias rumbo a Qatar entre Argentina y Brasil, ordenó cuarentena a los cuatro futbolistas y pidió que salieran del país por no cumplir con las leyes federales para combatir el Covid-19.