EEUU: segunda noche de disturbios luego de que un afroamericano sea baleado por la policía

Manifestantes quemaron automóviles y destrozaron negocios, en una ciudad del estado estadounidense de Wisconsin, para reclamar el arresto de policías, que acribillaron a balazos e hirieron a un afroamericano desarmado.

Manifestantes quemaron automóviles y destrozaron negocios en una segunda noche de protestas en una ciudad del estado estadounidense de Wisconsin para reclamar el arresto de policías que acribillaron a balazos e hirieron a un afroamericano desarmado.

Los manifestantes desafiaron un toque de queda nocturno impuesto ayer en la localidad de Kenosha luego de una primera noche de protestas tras el acribillamiento de Jacob Blake, de 29 años, el domingo por la tarde.

Un video grabado por un testigo mostró el momento en que dos policías blancos disparaban a quemarropas y por la espalda contra Blake, quien recibió siete balazos cuando intentaba meterse en su auto luego de negarse a ser detenido.

El video se hizo viral y desató la indignación ciudadana tres meses después de que el asesinato del afroamericano George Floyd por un policía blanco en Minesota desencadenara una ola de protestas en Estados Unidos y otros países.

Blake seguía hoy en estado grave, aunque estable, en un hospital de Milwaukee.

Anoche, cientos de jóvenes ignoraron el toque de queda, que regía de las 20 a las 7, y se enfrentaron con la policía cerca de los tribunales de Kenosha, una ciudad de 100.000 habitantes.

Los manifestantes fueron dispersados varias veces por la policía con gases y granadas aturdidoras, pero a los pocos minutos se reagrupaban y volvían, informó CNN.

Las protestas continuaron hasta la madrugada de hoy, con jóvenes que cantaban “¡No nos vamos!”.

Varios vehículos, fachadas de edificios y postes de alumbrado público fueron vandalizados.

La policía de Kenosha ofreció pocos detalles sobre lo ocurrido, pero aseguró que varios agentes respondieron a una llamada por violencia doméstica y se vieron involucrados en un tiroteo.

La policía de esa ciudad -que no usa cámaras corporales, solo micrófonos- no informó cuántos agentes estuvieron involucrados ni proporcionó sus nombres, pero en el video que circuló en Internet parece verse disparar a dos.

El gobernador de Wisconsin, Tony Evers, condenó el hecho y dijo que Blake “no fue el primer hombre o persona de raza negra en ser baleado, herido o asesinado sin piedad a manos de individuos encargados de hacer cumplir la ley en nuestro estado o nuestro país”.

Pete Deates, director del sindicato de policías de Kenosha, dijo que la declaración de Evers fue “totalmente irresponsable” y que la gente debería esperar hasta que se conozcan todos los hechos.

Evers ordenó ayer el despliegue de 125 miembros de la Guardia Nacional del estado para contener las protestas.

En un comunicado de prensa, el gobernador dijo que la “movilización limitada” de la Guardia Nacional fue para ayudar a las fuerzas del orden a “proteger la infraestructura crítica” y asegurarse de que las personas pudieran manifestarse de manera segura.

En la noche del domingo, algunos manifestantes intentaron entrar por la fuerza en el edificio de seguridad pública de Kenosha, exigiendo que los oficiales involucrados en el tiroteo fueran arrestados.

Los manifestantes rompieron una puerta y obligaron a los agentes antidisturbios a usar gas pimienta para dispersarlos.

Fuente: NotiRioja.com.ar