Disturbios durante una marcha contra un proyecto que le da más poder a la policía inglesa

La policía arrestó a diez personas en la ciudad de Bristol durante una protesta. Boris Johnson defendió el accionar policial mientras un periodista denunció en Twitter que fue agredido sin razón. 

Un grupo de manifestantes se enfrentó en las últimas horas del viernes con la policía y diez personas fueron arrestadas en la tercera noche de protestas en la ciudad inglesa de Bristol contra un proyecto de ley que le da a los agentes de seguridad más competencias para restringir concentraciones.

Las marchas contra el proyecto comenzaron el domingo pasado y este viernes hubo enfrentamientos entre la policía y manifestantes, que lanzaron cascotes, botellas de vidrio, artefactos pirotécnicos, pintura y huevos.Las fuerzas de seguridad, por su parte, emplearon caballería y perros para contener la protesta, informó la agencia de noticias Europa Press.

Cerca de mil personas se concentraron en el centro de Bristol, en el oeste de Inglaterra, y corearon consignas como “Justicia para Sarah” o “¿A quién protegen?” durante la protesta, realizada a pesar de la intensa lluvia y una gran presencia policial.

“La mayoría actuó de forma pacífica, pero una minoría mostró hostilidad con los agentes”MARK RUNACRES
Sarah Everard era una ejecutiva de una empresa de marketing que desapareció el pasado 3 de marzo en pleno centro de Londres cuando volvía a pie a su casa y su cuerpo fue encontrado una semana después en un bosque del sudeste de Inglaterra.

Un agente de policía, Wayne Couzens, fue acusado de secuestro y asesinato en este caso, que provocó un alud de testimonios de mujeres sobre agresiones y denuncias de violencia policial.

“La mayoría actuó de forma pacífica, pero una minoría mostró hostilidad con los agentes”, explicó por su parte el superintendente de la policía Mark Runacres, en declaraciones recogidas por la cadena británica Sky News.

“Estaba observando respetuosamente lo que pasaba y no suponía amenaza alguna para los policías”MATTHEW DRESCH
El primer ministro británico, Boris Johnson, condenó este sábado la violencia durante las marchas y defendió el accionar policial.

“Anoche vimos en Bristol ataques lamentables. Nuestros agentes no deberían tener que enfrentarse a ladrillos, botellas y fuegos artificiales lanzados por una turba violenta que causó daños a la propiedad. La Policía y la ciudad tienen mi pleno respaldo”, escribió en un mensaje en Twitter.

Sin embargo, un periodista de The Daily Mirror, Matthew Dresch, denunció que fue agredido por los agentes pese a haberse identificado como trabajador de prensa.

“Estaba observando respetuosamente lo que pasaba y no suponía amenaza alguna para los policías”, explicó Dresch, también en la red social Twitter, y subió un vídeo del incidente.
El proyecto de ley sobre la policía, las sentencias penales y los tribunales, actualmente en debate en el Parlamento, daría más competencias a la policía de Inglaterra y Gales ante manifestaciones no violentas, incluidas las que se consideren demasiado ruidosas o molestas.