Coronavirus en Uruguay: el ministro de Salud reconoció que el país está en un “momento complejo”

La nación vecina acumula más de 60 mil contagios y 712 decesos.

Uruguay registró este fin de semana las peores cifras de coronavirus desde que el patógeno llegó a su territorio hace un año. En este contexto, el ministro de Salud Pública del país vecino, Daniel Salinas, reconoció que es un “momento complejo” para la nación. Mientras, la vacunación avanza a gran velocidad, por lo que se situó como uno de los países mejor posicionados en cuanto al éxito de la campaña.

“El mensaje es que estamos en un momento complejo. Estamos quizás en uno de los más complejos”, indicó el funcionario de Uruguay en entrevista con Canal 10. “Las cifras de ayer, la cantidad de fallecidos y la incidencia que está teniendo la enfermedad puede deberse a múltiples causas”, agregó Salinas, aunque no quiso aventurar conjeturas del porqué de este aumento.

“Sin lugar a dudas hay que recalcular”, afirmó Daniel Salinas.

Ayer, el país de unos 3 millones de habitantes registró 1.587 contagios y 14 decesos en una sola jornada, algo nunca visto en Uruguay. Frente a estas cifras, Salinas sentenció: “Sin lugar a dudas hay que recalcular”. Una de las medidas adoptadas por la cartera es que se suspendieron todas las cirugías programadas y las consultas presenciales (salvo de las especialidades de Medicina General, Pediatría y Ginecología) en los nueve departamentos que están en rojo: Artigas, Salto, Rivera, Tacuarembó, Río Negro, Cerro Largo, Florida, San José y Montevideo.

Pese a haber sido el último país de América del Sur en recibir los inmunizantes, Uruguay rápidamente escaló y se convirtió en uno de los países que más rápido están inoculando a su población. Aún así, Salinas llamó a no ser “exitistas” y a no confiarse. Por otro lado, también se refirió a los sobrantes de las vacunas del laboratorio chino Sinovac. 

Uruguay entre los cinco países que más dosis aplicaron.

Pese a que casi 200 mil dosis llegaron el pasado 25 de febrero y fueron reservadas para personal docente, militares, policías y bomberos menores de 60 años, pronto fue claro que muchas personas desconfiaban de este fármaco, por lo que se produjo un excedente de vacunas. El titular de Salud afirmó que algo está fallando “si aquellos que tienen la oportunidad de protegerse no lo hacen”. Estas dosis sobrantes fueron enviadas a Rivera, departamento fronterizo con Brasil, para inyectar a la población carcelaria.