China dice que la reforma electoral en Hong Kong es un “puñetazo” para acabar con el caos

El Parlamento chino aprobó casi por unanimidad una reforma del sistema electoral de Hong Kong que dará a Beijing el poder de veto sobre los candidatos y le permitirá reforzar el control de la ciudad semiautónoma.

El Gobierno chino justificó este viernes la imposición de una reforma electoral en Hong Kong diciendo que era un segundo “puñetazo” después de la ley de seguridad nacional que puso fin al “caos” en la antigua colonia británica.

El jueves y pese a las críticas de países occidentales, el Parlamento chino aprobó casi por unanimidad una reforma del sistema electoral de Hong Kong que dará a Beijing el poder de veto sobre los candidatos y le permitirá reforzar el control de la ciudad semiautónoma y restringir el margen de maniobra de la oposición prodemocrática.

Hong Kong fue escenario de multitudinarias manifestaciones prodemocracia, algunas de ellas violentas, en 2019 contra la interferencia del Gobierno central en China.

Desde entonces, el gigante asiático reprimió duramente la oposición, deteniendo a decenas de activistas e imponiendo una draconiana ley de seguridad nacional.

En rueda de prensa, Zhang Xiaoming, un alto cargo de la Oficina de los Asuntos de Hong Kong y Macao del Gobierno chino, justificó la ley por el “caos” que, según dijo, se apoderó de la metrópolis financiera durante las manifestaciones contra el ejecutivo pro-Beijing en 2019.

Hong Kong fue escenario de multitudinarias manifestaciones prodemocracia, algunas de ellas violentas, en 2019 contra la interferencia del Gobierno central en China

El proyecto de ley y la adopción el año pasado de una ley de seguridad nacional que sofocó las protestas son “una serie de puñetazos destinada a detener eficazmente el caos” en Hong Kong, dijo Zhang citado por la agencia de noticias AFP.

China no hará “ninguna concesión” en su proyecto de reforma electoral, advirtió además, tras las críticas de Occidente, que lo acusa de querer acabar con la democracia en Hong Kong.

El problema en Hong Kong es “político”, afirmó el funcionario, reiterando la acusación que suele utilizar Beijing según la cual fuerzas extranjeras impulsan las protestas en la excolonia británica.

Tras la votación del jueves se espera que la comisión permanente de la Asamblea Popular Nacional se encargue de redactar un proyecto de ley que será aprobado formalmente por el Parlamento chino

“Es una lucha contra los intentos de toma de poder, de subversión y de infiltración. Sobre estos temas, no cederemos nada”, insistió.

En su congreso anual del año pasado, el Partido Comunista (PC) aprobó la ley de seguridad nacional, bajo la cual se arrestaron decenas de activistas prodemocracia.

Tras la votación del jueves se espera que la comisión permanente de la Asamblea Popular Nacional (APN) se encargue de redactar un proyecto de ley que será aprobado formalmente por el Parlamento chino antes de ser impuesto en Hong Kong.

El texto no se publicó aún, pero la agencia de noticias china Xinhua explicó que aumentaría el papel del “comité electoral” de Hong Kong, un órgano subordinado a Beijing que ya nombra directamente a la mitad de los diputados del Consejo Legislativo (Legco), el Parlamento de Hong Kong.

Multitudinarias manifestaciones prodemocracia en Hong KongMultitudinarias manifestaciones prodemocracia en Hong Kong

El comité electoral, que pasará de los 1.200 miembros actuales a 1.500, tendrá la capacidad para seleccionar a los candidatos que podrán presentarse al proceso democrático de las elecciones.

“Para ser exactos, esto es una cirugía mínimamente invasiva”, dijo Zhang sobre la reforma.

Todavía será posible “oír voces diferentes” en el Gobierno de Hong Kong, zanjó.

Tras la aprobación del proyecto de reforma, la Unión Europea (UE) y Estados Unidos criticaron la iniciativa.

La decisión parlamentaria es “un ataque directo a la autonomía prometida a la gente en Hong Kong bajo la Declaración Conjunta Sino-Británica” antes de que Londres entregara el territorio a China en 1997, dijo el secretario de Estado, Antony Blinken.

El jefe de la diplomacia estadounidense también instó a Hong Kong a seguir adelante con las elecciones de septiembre, luego de que la líder hongkonesa pro-Beijing, Carrie Lam, insinuara un nuevo retraso.

Por su parte, la UE consideró el proyecto como una “nueva violación del principio ‘un país, dos sistemas'” y advirtió que “estudiará adoptar medidas adicionales”.