Alberto Fernández apunta a controlar el dólar contado con liquidación: sospecha que pueda ser utilizado para forzar una devaluación

El Presidente y el ministro de Economía, Martín Guzmán se reunieron ayer en Olivos para articular un plan destinado a evitar que la oscilación del dólar en los mercados profundice la crisis económica y financiera

Alberto Fernández y Martín Guzmán se reunieron ayer en la quinta de Olivos para diseñar una ofensiva técnica y política destinada a evitar que aumente la cotización del dólar Contado con Liqui (CCL). El Presidente y su ministro de Economía consideran que el CCL es un instrumento legal, pero sospechan que ciertas operaciones de personas humanas y jurídicas argentinas puedan a apuntar a forzar una maxidevaluación del peso que provocaría una estampida en los precios y agravaría los niveles de pobreza e indigencia.

Esa nómina será usada por el ministro de Economía para determinar si las operaciones de CCL sólo tienen como finalidad transferir dólares al exterior, o su verdadero objetivo es inducir un aumento de la brecha cambiaria con el dólar oficial para gatillar una fuerte devaluación con sus consecuencias económicas y sociales.

Durante la reunión en Olivos, Alberto Fernández y Guzmán coincidieron en señalar que “debe haber un sólo tablero de control”, “un seguimiento microscópico” de las operaciones de Contado con Liqui, y “una mirada profunda” sobre “quienes operan, que hacen ahora y que hicieron en el pasado”, reveló a Infobae un vocero del Gobierno a prueba de desmentidas.