Al interior del laboratorio de Wuhan: ingeniería francesa, virus mortales y un gran misterio

Cómo es el laboratorio chino de alta tecnología que está en el ojo de la tormenta y cuyas puertas son inexpugnables para las autoridades internacionales.

Una fría mañana de febrero de 2017, un alto científico chino de 50 años llamado Yuan Zhiming mostró a Bernard Cazeneuve, entonces primer ministro francés, el nuevo laboratorio de patógenos de alta seguridad de Wuhan.

Construido con ingeniería francesa, era el primer laboratorio P4 de China, y uno de las varias docenas en el mundo con esa designación de máxima seguridad. Yuan, el director del laboratorio, había trabajado más de una década para hacerlo realidad.

Yuan y sus colegas del Instituto de Virología de Wuhan (WIV, por sus siglas en inglés) esperaban poder ayudar a evitar otra catástrofe como el brote de SARS de 2003, que avergonzó a Beijing y provocó la destitución del ministro de Sanidad.

Pero apenas un par de años después de la inauguración del laboratorio P4, China se vio envuelta en un brote mucho más mortífero. El equipo de Yuan no lo había evitado. Y lo que es peor, algunos sospechan que podrían haber participado en su génesis.

Yuan ha negado rotundamente que el WIV haya participado en el origen de la pandemia de coronavirus. “El laboratorio P4 de Wuhan nunca ha visto ninguna fuga de laboratorio ni infecciones humanas desde que comenzó a funcionar en 2018”, dijo Yuan en una conferencia de prensa en julio.

En medio del escrutinio, el WIV se ha volcado en sí mismo. Yuan dijo en la conferencia de prensa que su equipo desconectó una base de datos de virus debido al “gran número de ataques maliciosos”, y que están bajo gran presión por los rumores.

Las agencias de inteligencia estadounidenses afirmaron en un informe el mes pasado que el virus no era un arma biológica, y que no está claro si se originó de forma natural o a partir de un incidente asociado a un laboratorio. El informe decía que la confirmación es improbable sin la cooperación de China, que Pekín retiró en julio.

Para Yuan y su equipo, esto significa que la nube de sospecha persiste. Después de sus grandes esperanzas, es una decepción.

La colaboración científica en virología ha desaparecido”, dijo un investigador extranjero que ha trabajado durante años con el WIV y que habló bajo condición de anonimato debido al clima político hostil. “Ahora los chinos no reciben a los extranjeros porque su opinión es que vienes a ensuciar”.

Este relato de los 65 años de historia del WIV, su investigación sobre el coronavirus y su laboratorio P4 se basa en entrevistas con científicos visitantes, informes de auditoría de laboratorio, imágenes de satélite, registros de archivo y otra documentación. El WIV no respondió a las solicitudes de comentarios.Esta foto de archivo del 23 de febrero de 2017 muestra a científicos chinos junto a una jaula con ratones dentro del laboratorio P4 en Wuhan, capital de la provincia china de Hubei (AFP)Esta foto de archivo del 23 de febrero de 2017 muestra a científicos chinos junto a una jaula con ratones dentro del laboratorio P4 en Wuhan, capital de la provincia china de Hubei (AFP)

Lo mejor de lo mejor

El laboratorio P4 está situado junto a una carretera de ocho carriles en la periferia industrial del sur de Wuhan, donde las fábricas dan paso a montañas bajas y tierras de cultivo. Las instalaciones del laboratorio cubren aproximadamente dos campos de fútbol, en una extensión de terreno 12 veces más grande, según un informe de auditoría de seguridad medioambiental de junio de 2018.

Las austeras líneas grises del edificio están suavizadas por los árboles: De 2005 a 2015, cuando el laboratorio estaba en construcción, los científicos salían en coche el Día del Árbol para añadir unos cuantos arbolitos más al perímetro.

Basado en el laboratorio francés P4 de Lyon, el edificio tiene cuatro plantas: gestión de residuos en la parte inferior; laboratorios experimentales y salas para animales en la planta principal; y en las dos superiores, aparatos para garantizar un flujo de aire seguro, dice el informe.

Los visitantes lo calificaron de vanguardista, en contraste con otros edificios del WIV, ya envejecidos, en los que los científicos llevaban abrigos en invierno debido a la escasa calefacción.

El laboratorio contaba con “la tecnología más novedosa, un complejo enorme”, recordó Boris Klempa, un investigador de la Academia Eslovaca de Ciencias que lo visitó en 2017.

No todo allí estaba destinado a los ojos del público. Cuando un periodista del diario estatal Guangzhou Daily le preguntó en 2018 qué tipo de virus guardaban, el subdirector del laboratorio P4, Song Donglin, respondió que “la divulgación de este tipo de información debe ser controlada”.

La dirección del WIV lleva años recordando a sus empleados que deben guardar el secreto de Estado y desconfiar de los espías extranjeros.

Jean-Pierre de Cavel, un experto francés que impartió formación sobre seguridad en el WIV en 2010, dijo que los investigadores chinos esperaban utilizar el nuevo laboratorio para estudiar enfermedades altamente infecciosas como el ébola, la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo y la viruela.

Sus expectativas eran tener una herramienta potente, tener un P4, como cualquier otro país grande”, dijo. “Querían tener lo mejor de lo mejor”.

Sin embargo, el nuevo laboratorio P4 no se utilizaba para investigar los coronavirus, que están clasificados en niveles de seguridad más bajos.Personal de seguridad vigila el exterior del Instituto de Virología de Wuhan durante la visita del equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) encargado de investigar los orígenes de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en Wuhan, provincia de Hubei (Reuters)Personal de seguridad vigila el exterior del Instituto de Virología de Wuhan durante la visita del equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) encargado de investigar los orígenes de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en Wuhan, provincia de Hubei (Reuters)

Un archivo de Virus

En un congreso científico celebrado en Barcelona en 1986, el investigador danés Ole Skovmand conoció a un desgarbado científico chino de apenas 20 años. Se llamaba Yuan Zhiming y estudiaba cómo matar a los mosquitos portadores de la malaria con la bacteria Bacillus sphaericus.

Skovmand, de 73 años, recuerda que la investigación de Yuan en aquella época no era vanguardista. Pero impresionó a Skovmand lo suficiente como para ayudar a Yuan a conseguir becas en Francia Dinamarca. En DinamarcaYuan consiguió un segundo empleo como cocinero en un restaurante chino y jugó al ping-pong con el hijo de Skovmand, según éste.

Yuan era extrovertido y charlatán, recuerda Christina Nielsen-LeRoux, directora de investigación del Instituto Nacional de Investigación Agrícola de Francia, que lo conoció en Europa hace dos décadas. Más tarde, Yuan recordaba su estancia en Europa y, en ocasiones, se quejaba de haber tenido que dejar de investigar para centrarse en la construcción del laboratorio P4, según Nielsen-LeRoux.

Decía: ‘Echo de menos ese día que pasamos juntos. Fue una de las mejores cosas de mi vida’”, dijo.

El WIV empezaba entonces a alcanzar su plenitud, tras unos orígenes tumultuosos.

Fundado en 1956 como una rama de la Academia China de Ciencias (CAS, por sus siglas en inglés), los primeros trabajos del WIV se centraron en las plagas agrícolas, una grave preocupación durante la hambruna que comenzó en 1959. Durante la Revolución Cultural, de 1966 a 1976, su investigación se vio interrumpida, ya que 229 científicos de la CAS fueron asesinados en las purgas políticas, según cifras oficiales.

Después de que el líder chino Deng Xiaoping volviera a dar la bienvenida a la investigación científica en 1978Beijing ordenó al WIV que construyera el primer archivo de virus del país, con 400 recogidos a lo largo de una década, según una historia oficial. En 1985, el WIV ayudó a crear la primera fábrica de pesticidas mecanizada de China.El Instituto de Virología de Wuhan quedó en el ojo de la tormenta por el origen del COVID-19 (EFE)El Instituto de Virología de Wuhan quedó en el ojo de la tormenta por el origen del COVID-19 (EFE)

El gran descubrimiento

El WIV puso su mirada más alta en 2003, con el brote de SARS. Chen Zhu, máximo responsable de ciencias biológicas de la CAS y pronto ministro de Sanidad de China, pidió al WIV que construyera un laboratorio P4, según personas familiarizadas con el proyecto.

Yuan acompañó a Chen Francia para convencer a los expertos franceses de que se encargaran de la construcción. El presidente Hu Jintao voló a París en enero de 2004 para sellar el acuerdo.

Yuan Zhiming realmente quería el laboratorio P4”, dijo Gabriel Gras, un experto francés en bioseguridad que ayudó a supervisar la construcción del laboratorio. “Es el proyecto de su vida”.

Aunque el WIV contó con el apoyo de Beijing para el laboratorio P4, también tuvo que luchar contra la burocracia. Cuando el SARS se afianzó, el WIV tuvo tantos problemas para conseguir el acceso oficial a la investigación del nuevo virus que el director Hu Zhihong acabó “robando” una muestra de un depósito de cadáveres, según un artículo publicado en 2006 en el diario estatal China Youth Daily.

Por aquel entonces, surgió otra figura fatídica en la historia del WIV. La colega de YuanShi Zhengli, empezaba a buscar en las cuevas de los murciélagos el origen del SARS.

Shi era un año más joven que Yuan y también había estudiado en Francia, especializándose en virus acuáticos. Ahora se dedica a los murciélagos, en colaboración con una destacada viróloga de SingapurLinfa WangEn 2004, su equipo recogió muestras de 408 murciélagos de toda China.

Fue un trabajo duro. Shi y sus colegas se arrastraron sobre sus estómagos a través de estrechas cuevas, relató en un discurso en junio de 2018. Atrapaban a los murciélagos con redes, liberando a la mayoría de ellos después de tomar las muestras y, ocasionalmente, llevándose algunos murciélagos al laboratorio.

Tras siete años de búsqueda, Shi descubrió en 2011 un pariente cercano del SARS en una cueva de la provincia subtropical de Yunnan. El trabajo de su equipo, publicado en 2013, la lanzó a la fama nacional, y le ganó el apodo de “Mujer Murciélago”.

En 2014, a los 50 años, Shi recibió una subvención nacional de 58 millones de dólares para seguir estudiando los coronavirus en el sur de China. Tres años más tarde, su equipo anunció que había encontrado todas las piezas genéticas del virus del SARS en los murciélagos de una cueva de Yunnan, demostrando así el origen de la enfermedad.

Mientras tanto, el esfuerzo de 13 años de Yuan daba por fin sus frutos, y el laboratorio P4 recibía luz verde en 2017 para empezar a funcionar. El laboratorio de 42 millones de dólares no era para experimentos cotidianos. Solo un puñado de los 300 científicos del WIV habían recibido formación para utilizarlo, incluido Shi, el director adjunto.Personal de seguridad puede verse cerca de la entrada del Instituto de Virología de Wuhan durante una visita del equipo de la Organización Mundial de la Salud en Wuhan, China, en febrero pasado (AP)Personal de seguridad puede verse cerca de la entrada del Instituto de Virología de Wuhan durante una visita del equipo de la Organización Mundial de la Salud en Wuhan, China, en febrero pasado (AP)

“La situación es preocupante”

Shi saltó a la fama internacional el 23 de enero de 2020, el mismo día en que las autoridades chinas acordonaron Wuhan para contener una nueva enfermedad. En un artículo preimpreso, su equipo anunció que había encontrado un virus 96,2% idéntico al nuevo coronavirus.

En un principio, Shi temía que el virus pudiera proceder de su laboratorio, según declaró a Scientific AmericanSin embargo, desde entonces se ha mostrado firme en su afirmación de que el WIV nunca se cruzó con el virus, afirmando que comprobó los registros del laboratorio y que todo el personal dio negativo en las pruebas de anticuerpos contra el SARS-CoV-2.

Los partidarios de Shi dicen que si hubiera habido un encubrimiento en el laboratorio, es poco probable que el personal hubiera podido evitar que el secreto se filtrara, especialmente con una presión total por parte de las agencias de inteligencia de Estados Unidos. El informe de inteligencia estadounidense entregado al presidente Biden el mes pasado decía que el coronavirus no era un arma biológica y que las autoridades chinas no conocían el virus de antemano.

Yuan y Shi se han retirado del mundo en medio de la polémica. La sección de “noticias exhaustivas” del sitio web del VMR destacaba antes las colaboraciones internacionales, pero se ha reducido a posts políticamente correctos sobre investigadores que estudian los discursos del líder chino Xi Jinping.

Nielsen-LeRoux dijo que la última vez que supo de Yuan fue en marzo de 2020, hacia el final del cierre de Wuhan.

Lo pasamos muy mal para combatir la infección en Wuhan”, le escribió Yuan en un correo electrónico. “El virus se está extendiendo en su país, y en los últimos días se han infectado más personas, y la situación me preocupa mucho. Confío en que finalmente podamos frenar la propagación del virus con nuestro esfuerzo conjunto, y nuestra vida volverá pronto a la normalidad.